Cargando...

 
 
site search by freefind avanzada
 

   
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


Semblanza

SEMBLANZA SOBRE EL DR. EDMUND O. SCHWEITZER III
(por Dr. Emilio Jorge González Galván)

Con el permiso del Honorable Consejo Directivo Universitario.

Arquitecto Manuel Fermín Villar Rubio, Rector de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

Distinguidos miembros de la Junta Suprema de Gobierno de nuestra Universidad

Dr. Antonio Martínez Martínez, Secretario de Educación del Gobierno del Estado de San Luis Potosí y representante personal del Dr. Fernando Toranzo Fernández, Gobernador Constitucional del Estado de San Luis Potosí.

Lic. Mario García Valdez, Presidente Municipal de la ciudad de San Luis Potosí.

Apreciables invitados empresarios y universitarios

Estimados estudiantes que nos brindan su compañía en este magno evento

Es para mí un honor estar hoy aquí ante Ustedes para hacer una semblanza de los motivos por los cuales nos encontramos reunidos, como miembros de una comunidad universitaria, para conceder la más alta distinción que es posible otorgar por parte de nuestra máxima casa de estudios a nuestro ilustre invitado, el Dr. Edmund Schweitzer III.

Sin embargo, la trascendencia de este evento no se explica sin un contexto que nos muestre cómo es que hemos llegado a este momento.

Nuestra máxima casa de estudios tiene su antecedente más remoto en 1624 cuando fue fundado el colegio de jesuitas en San Luis Potosí.  Sin embargo, fue en 1859 cuando el gobernador del Estado, el Lic. Vicente Chico Séin dispone la creación de un colegio bajo el nombre de Instituto Científico y Literario el cual, por las convulsas circunstancias del siglo XIX mexicano, no abre sus puertas sino hasta 1861. En 1923 el gobernador Don Rafael Nieto logra que la Legislatura Local dicte un decreto que eleva dicho instituto científico a la categoría de Universidad de San Luis Potosí, otorgándole también su autonomía.  

A lo largo de esta historia, la Universidad ha entregado al País generaciones de profesionistas que han contribuido al crecimiento de éste, con base en su preparación, y poniendo su esfuerzo y dedicación al servicio de su comunidad. No obstante, hasta ahora, solamente 9 personas han sido reconocidas por su trayectoria y aportes con la Distinción de Doctorado Honoris Causa que nuestra Universidad otorga, siendo ésta la primera ocasión en que la Facultad de Ingeniería tiene a bien proponer a algún candidato para este reconocimiento.

Es en este contexto que ahora, estimado auditorio, haré una semblanza tan breve como los méritos que nuestro galardonado posee lo permitan, acerca de los motivos que esta tarde nos reúnen en tan distinguida ocasión.

El Dr. Edmund Schweitzer III, además de tener una trayectoria científica y tecnológica de gran relevancia reconocida a nivel mundial, ha tenido la virtud de poner sus talentos al servicio del avance científico y tecnológico en el ámbito de la Ingeniería Eléctrica, con resultados tangibles, mostrando una fibra sensible que demuestra un espíritu humano que, en un mundo globalizado envuelto en un avance material permanente, proporciona un ejemplo que es aire fresco, meritorio de ser reconocido, pero más aún, digno de ser seguido por las generaciones actuales y futuras. Enumerar todos los logros y reconocimientos de nuestro homenajeado puede llevar a tomar tiempo valioso para su discurso. De este modo, estimado auditorio, voy a hacer un recuento de los méritos más notables de nuestro laureado y que nos llevan a estar en esta ceremonia de entrega del máximo reconocimiento que es posible otorgar por parte de la Universidad, el Doctorado Honoris Causa:

El Dr. Schweitzer obtuvo el grado de Licenciatura y Maestría en Ingeniería Eléctrica por la Universidad de Purdue en 1968 y 1971 respectivamente, y el doctorado en Ingeniería Eléctrica por la universidad del Estado de Washington, en 1977. Se desempeñó como docente en la Universidad de Ohio y en la Universidad de Washington. Ha sido autor de más de 70 trabajos científicos y es inventor en más de 40 patentes registradas en los Estados Unidos, relacionadas con la protección, el monitoreo, la medición, la automatización y control de sistemas eléctricos de potencia. Sus aportaciones en el área de relevadores digitales y sistemas de protección han impactado positivamente en el desarrollo de las redes eléctricas inteligentes, necesarias ahora que se hace uso cada vez más frecuente de las energías alternativas.

La empresa que fundó en 1982, Schweitzer Engineering Laboratories, emplea actualmente a alrededor de 3,500 personas a nivel mundial, con presencia en 142 países y ha sido líder en su sector por casi 30 años. Nuestro homenajeado ha sabido imprimir en esta empresa la filosofía de que la creatividad, la investigación constante, la atención a las necesidades de los clientes y un gran bagaje de experiencia en la automatización de sistemas de potencia, comunicaciones y seguridad cibernética, constituyen los ejes principales de los procesos de desarrollo e investigación de la compañía.

En reconocimiento a su sobresaliente contribución al ser precursor en el área de protección digital de sistemas eléctricos de potencia para el avance de la seguridad y confiabilidad de la operación de los sistemas de potencia, Edmund Schweitzer recibió en el año 2001 el Premio Nacional de Ingeniería de la Asociación Americana de Sociedades de Ingenieros, por su trabajo pionero en el área de protección digital de sistemas eléctricos de potencia, el cual benefició a toda la humanidad al identificar rápidamente los cortes de energía y, de esta forma, proteger a la población contra pérdidas catastróficas de servicio de energía para refrigeración de comida y medicina, entrega de suministro de agua potable, calefacción y luz, y todas las necesidades primordiales de la humanidad.

El Dr. Edmund Schweitzer III fue incluido, en el año 2002, en la Academia Nacional de Ingenieros, por sus aportaciones a la innovación técnica en sistemas de potencia y transferencia de tecnología, llevada a la comercialización de productos en la industria de la energía eléctrica. Ser elegido por esta Academia Nacional es una de las más altas distinciones que se le puede otorgar a un ingeniero. La Academia sólo honra a quienes hayan hecho una importante contribución a la ingeniería en la teoría y en la práctica, y a aquellos que hayan demostrado logros no comunes en la incursión de nuevas áreas y desarrollo de la tecnología.

Nuestro galardonado ostenta también la distinción de ser "Fellow" del Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE) y recibió, en el presente año, la medalla que otorga este Instituto en el área de Ingeniería de Potencia, en palabras del comité encargado de su designación, por "revolucionar el desempeño de los sistemas eléctricos de potencia con equipo de protección y control basados en elementos de cómputo".

No menos importante es su actividad filantrópica y su apoyo a instituciones académicas en su país de origen y en México, de la que nuestra Universidad también se ha visto beneficiada. Esta actividad ha permitido proporcionar albergue a las personas sin hogar y víctimas de violencia doméstica, ha servido para dar educación a la gente joven y no tan joven, para desafiar a los estudiantes de hoy en día a encontrar respuestas a las preguntas difíciles a las que hoy nos enfrentamos, para proporcionar oportunidades de recreación para las personas de todas las edades y para responder al llamado de necesidad en todo el mundo cuando las personas se enfrentan a catástrofes más grandes que su capacidad para resolverlas por sí mismas.

Lo anterior es una muestra de los motivos por los cuales estamos aquí reunidos para otorgar este doctorado honoris causa.

No me queda más que decir que el Dr. Edmund Schweitzer III es en verdad una de las personas más inspiradoras del mundo de la ingeniería, lo que constituye un honor para nosotros tenerlo entre nuestros doctorados, como un ejemplo de integridad y visión en el desarrollo científico y tecnológico, por su generosidad al compartir su éxito y por su profunda calidad humana.

Termino mi intervención haciendo una cita de la declaración personal del Dr. Schweitzer en relación a su educación científica:

La tecnología que nos rodea nos libera de la simple existencia y nos ofrece un mundo donde tenemos tiempo para pensar y para ser.

Las ciencias son las raíces de la tecnología. Pero la ciencia es más grande que la tecnología. La tecnología cambia, se oxida, pero la ciencia es para siempre.

Finalmente, me refiero a su forma de realizar negocios, con una ética irrestricta, “de la manera en que le gustaría a nuestras madres”.

Muchas Gracias

 

 

 

Facultad de Ingeniería, UASLP
Dr. Manuel Nava # 8, Zona Universitaria poniente, C.P. 78290, San Luis Potosí, S.L.P, México
Tels. (+52) (444) 826.2330   Fax: (+52) (444) 826.2336
URL: http://ingenieria.uaslp.mx,    Email: ingenieri@uaslp.mx 

 

 
Compatibilidad probada con